Declaración de Karl y Helen sobre Carlos Eduardo García Osegueda

9.24.2016 | Andrea & Abraham,

 Queridos amigos, les compartimos esta declaración que hicieron nuestros maestros Zhang Qing y Qiu Fu Chun (Helen y Karl) a cerca de la revocación del certificado de instructor de Carlos Eduardo García Osegueda, director de Fuerza Integral. Es una noticia que nos da tristeza, pero también nos da paz, ya que por fin podemos decir abiertamente porque nos fuimos de Fuerza Integral porque para muchas personas que no sabían esto y a quienes queremos mucho, simplemente nos fuimos.

El 12 de septiembre de 2014, nosotros, Andrea y Abraham, dejamos Fuerza Integral, institución con la que colaboramos durante 8 años ayudándola a crecer y a formar una comunidad de miles de practicantes, a quienes entregamos nuestra vida y nuestro corazón y que nos dolió en el alma dejar en ese momento. Hace dos años decidimos salir y dejar lo que hasta ese momento fue nuestra vida, nuestro proyecto y nuestro sueño, ya que como lo mencionan los maestros en su carta, Eduardo cambió su testimonio de un día para otro, desapareciendo de su historia a sus maestros, debido a que ellos habían decidido comenzar a formar más instructores mexicanos contra los deseos de Carlos Eduardo. Nosotros que habíamos escuchado y creído en su historia cientos o miles de veces, tanto en los casi 100 cursos que le ayudamos a organizar, en las decenas de retiros y eventos, decidimos dejar Fuerza Integral ya que consideramos que no es ético cambiar la historia o mentir y que al hacerlo a los practicantes de ZhìNéng QìGōng, no solo era injusto sino peligroso.

En ese momento simplemente nos despedimos y nos fuimos, sin algún plan de seguir compartiendo el ZhìNéng QìGōng, pues en ese momento nada parecía claro. Al encontrarnos libres, nos invitaron a integrarnos en la sierra de Jalisco a intentar un proyecto de Permacultura en un lugar hermoso y en un intento de poner distancia a una situación que literalmente nos había roto el corazón, nos fuimos de la Ciudad de México. Allá en el campo encontramos paz y continuamos practicando ZNQG para sanar. Después de 6 meses, impulsados por la gente de allá, buscamos a los maestros en China, a Karl y Helen Zhang y ellos nos apoyaron para seguir nuestro camino en el ZhìNéng QìGōng, formado a Abraham como instructor, allá en Beijing en marzo del 2015. Al volver compartimos y hemos apoyado a nuestros maestros y a la comunidad a la que tanto queremos para que sigamos avanzando todos juntos a través de esta bella ciencia y hemos trabajado fuerte por volver a construir una comunidad fuerte, sana, en armonía y llena de grandes cambios.

Esta historia tan fuerte, es un aprendizaje profundo que queda vibrando en el Campo de ZhìNéng QìGōng en México y en el mundo para que todos tomemos ejemplo y mayor responsabilidad de lo que implica este trabajo que es para todos y para que todos juntos construyamos un mundo mejor.

Hun Yuan Ling Tong

Queridos practicantes de ZhìNéng QìGōng:

En los últimos años hemos recibido correos de muchas personas para cuestionarnos sobre la forma en que Carlos Eduardo García Osegueda ha estado enseñando ZhìNéng QìGōng en México y sobre la veracidad de su historia y su vida. Esta es una situación muy compleja que se ha presentando durante demasiado tiempo y ahora sentimos que es el momento de hacer una declaración pública. Nos disculpamos con todos los practicantes de ZhìNéng QìGōng por dejar que esto ocurriera por tanto tiempo, pero tuvimos esperanza en que Carlos Eduardo podría corregir sus errores, pero a pesar de que le pedimos repetidamente que cambiara y cada vez de maneras más enérgicas, él no pudo cambiar. Durante los últimos dos años y medio, hemos recibido cada vez más correos electrónicos de practicantes que se quejan de él, e incluso sabemos que algunos han dejado de practicar como consecuencia de la desilusión por sus mentiras, así que decidimos realizar la siguiente declaración para que el desarrollo del Campo de Qi en México sea más saludable.

Carlos Eduardo García Osegueda ha estado inventando todo tipo mentiras acerca de su entrenamiento y sobre quienes son sus maestros, y ha transmitido esta información a miles de personas que, a través de estrategias de publicidad comercial, lo eligieron como instructor, y estructuro su empresa para poder tener un control sobre los alumnos y crear un negocio para beneficiarse a sí mismo. Incluso después de que nosotros hablamos con él y le enviamos correos electrónicos para que corrigiera sus acciones y palabras, Carlos Eduardo continuó inventando cada vez más mentiras para evitar que la gente se entere de que existen otras opciones de aprendizaje y muchas otras posibilidades para desarrollar el ZhìNéng QìGōng. A través de este documento queremos aclarar todas esas mentiras para que todos ustedes sepan qué es cierto y qué no lo es, porque nosotros Karl y Helen (Qiu Fu Chun y Zhang Qing), como los instructores reales de Carlos Eduardo García Osegueda tenemos la responsabilidad de limpiar el Campo que ayudamos a comenzar en México y desarrollamos con todo nuestro corazón por los últimos 16 años, y darle a los alumnos de ZhìNéng QìGōng la oportunidad de recibir la información original de buenos instructores, instructores honestos que realmente sigan las enseñanzas del maestro Pang Ming.

En esta declaración sólo hablaremos sobre las mentiras que consideramos más graves. La mayoría de ellas Carlos Eduardo García Osegueda las elaboró acerca de quiénes fueron sus maestros. Él ha estado cambiando su historia constantemente. Hace poco incluso inventó que el maestro Pang Ming en persona fue quien le dio su bendición y su certificado como instructor, convirtiéndolo en el único maestro fuera de China que podía enseñar ZhìNéng QìGōng. Los invitamos a que le pidan que les muestre su certificado extendido y sellado por el maestro Pang, cada certificado debe tener el sello personal del maestro. En otras ocasiones, también ha dicho que su maestra fue la maestra Wang, así que su certificado debería tener el sello personal de la maestra Wang, pero no es así. Algunos otros estudiantes han venido desde México para certificarse con nosotros durante los últimos años y todos sus certi cados tienen el mismo sello que tiene el de él, que es nuestro sello personal. Adicionalmente, cuando él vino para aprender ZhìNéng QìGōng en 1999 y nuevamente en 2007, él grabó todo su entrenamiento en audio y video. Si ustedes le piden que les enseñe ese material, podrán ver que los únicos maestros que aparecen en esos materiales somos nosotros.

Todo esto comenzó en 2009, cuando comenzamos a usar el sitio web www.zhinengqigong.com. Este sitio se diseñó originalmente para que el maestro Pang lo usara, pero él no lo usó cuando se cerró el Centro. Después de muchos años, fuimos considerados como los instructores adecuados para usar el sitio de manera correcta para promover la ciencia de ZhìNéng QìGōng. En ese momento, Carlos Eduardo tuvo miedo de que las personas encontraran nuestro sitio y quisieran venir a China para aprender con nosotros y les decía a sus alumnos que nosotros no estábamos enseñando y que nunca más volveríamos a enseñar, a pesar de que en el sitio se veían fotos de delegaciones de otros países. Más adelante, él comenzó a publicar que su verdadera maestra en realidad fue la maestra Wang y también que fueron sus maestros otras personas que nosotros le presentamos, amigos nuestros a quienes conoció brevemente durante su entrenamiento en 1999 y 2007. La verdad es que Helen fue quien lo autotizó a visitar China a nales de 1999, durante tres meses, para aprender ZhìNéng QìGōng y diseñó su entrenamiento completo, enseñándole junto con el instructor Karl. Con respecto a la maestra Wang, cuando Carlos Eduardo llegó a China, ella era una persona retirada de más de sesenta años y ya no estaba enseñando ZhìNéng QìGōng. Además, ella no sabía hablar inglés y Carlos Eduardo no conocía nada de chino. Pero por ser muy buena amiga nuestra, ella nos ayudó a solucionar asuntos de la vida cotidiana como elegir el mejor hotel y realizar las reservaciones, sobre dónde comer, etc., porque ella vivía en la ciudad de TAiAn, dónde recibimos a Carlos Eduardo, ya que estaba prohibido a los extranjeros entrenar en el centro Hua Xia Zhineng Qigong en esa época. Para ayudar a cumplir los sueños de Carlos Eduardo, de aprender bien ZhìNéng QìGōng desde sus raices, yo dejé mi amado Centro con lagrimas en los ojos y me perdí la última y séptima conferencia del Maestro Pang. Por eso es que nos sentimos tan tristes y decepcionados cando nos enteramos de las mentiras que inventó y que van en contra de las reglas básicas de ser un buen instructor de ZhìNéng QìGōng.

La maestra Wang no participó de manera alguna en el entrenamiento de Carlos Eduardo García Osegueda y él sólo la vio algunos nes de semana cuando nos acompañó a visitarla. Él compartió más de la mitad de su entrenamiento con otros dos estudiantes italianos que pueden confirmar esto en cualquier momento. Cuando nos establecimos en Beijing, Carlos Eduardo regresó a China en 2007 con su novia Kiki para aprender de nosotros, él nunca más regresó a TaiAn ni se volvió a reunir con la maestra Wang. Él vino a aprender con nosotros porque nosotros fuimos sus instructores originales.

Todo lo que les hemos compartido es prueba su ciente de que nosotros fuimos sus maestros. Él ha cambiando la historia y ha limitado la información que proporciona a sus alumnos. Alguna de esta información está incompleta y es errónea, lo que evita que sus alumnos practiquen bien, fortalezcan su práctica y entiendan desde el principio la verdadera finalidad del ZhìNéng QìGōng con claridad. Nosotros en realidad no comprendemos porqué está intentando con tanto afán inventar mentiras para evitar que la gente venga a China a aprender ZhìNéng QìGōng y que se certifiquen como instructores si así lo desean, para que puedan regresar a México a enseñar y ayudar a que el Campo crezca y se fortalezca, excepto por su deseo de evitar la competencia en el negocio que ha creado. Hay una gran necesidad de preparar a muchos instructores que estén enseñando de la manera correcta para mejorar el Campo en México y en todo el mundo; esta es una tarea que recibimos del maestro Pang. Tenemos la responsabilidad de formar buenos instructores para que transmitan la información correcta al mayor número de personas posible.

Es nuestra responsabilidad jamás permitir que personas que pierden el estándar de una alta moral y nivel de consciencia, personas que no sean honestas ni cultiven un buen corazón y personas que usen publicidad falsa para buscar su propio bene cio enseñen ZhìNéng QìGōng ya que eso daña el Campo, afecta a las personas en su salud física, emocional y mental y va en contra de las directrices que recibimos del maestro Pang. Es por ello que, por medio de esta declaración, nosotros debemos revocar formalmente el certificado como instructor de Carlos Eduardo García Osegueda, prohibiéndole continuar utilizando el nombre de Ling Yang otorgado por el maestro Karl y quedando sin autorización para enseñar ZhìNéng QìGōng.

Hun Yuán Lìng Tōng
Helen Zhang Qing y Karl Qiu Fu Chun

Leave a comment